EL SÍNDROME DEL VERANO

EL SÍNDROME DEL VERANO

 

POR Andrés González, productor y conductor de Radio Fitness

 

La temperatura ha subido, el sol reemplazó el frío, las nubes grises y las bufandas acompañadas por chaquetas pesadas son cambiadas por ropa más ligera. El cuerpo se revela ante el calor y poco a poco se da cuenta que el Verano ya está aquí.

 

El Verano: una época del año que llega con un síndrome. No estoy hablando de una enfermedad o una epidemia. Me refiero al “Síndrome del Verano,” en donde todos los años miles de personas pagan membresías de gimnasios o se someten a ridículas dietas para tratar de obtener resultados inalcanzables en un mes o mes y medio que están en el régimen de mejorar su figura.

 

Dicha época promete metas que son tan vagas como el agua en el desierto. A continuación demostraré las razones más importantes del porqué este síndrome hace que los resultados sean tan sólo un espejismo.

 

gimnasio lleno EL SÍNDROME DEL VERANO

 

SÍNTOMA # 1 SOBRE ENTRENAMIENTO

 

Las mujeres se obsesionan con ejercitar las piernas, tanto así que las sobre-entrenan. El sobre entrenamiento sucede cuando se ejercita excesivamente una parte del cuerpo, obstruyendo la reparación y reconstrucción del tejido muscular.

 

Todo el trabajo que se realiza en el gimnasio permite el estímulo para el crecimiento muscular; la reparación y la reconstrucción de ese tejido se produce en los próximos días con un descanso y una nutrición adecuada. Cortar el periodo de recuperación necesario (48 a 72 horas) disminuye la capacidad de desarrollarse apropiadamente, contribuyendo al sobre entrenamiento.

 

Vale la pena señalar que el ejercicio aeróbico que implica la parte inferior del cuerpo se puede hacer con más frecuencia (correr, entrenamiento de intervalo), ya que se trata de las fibras musculares de contracción lenta (los ejercicios de resistencia se dirigen a las fibras de contracción rápida) para las actividades que se pueden sostener por periodos más largos de tiempo.

 

Para evitar esto, es crucial dejar descansar el músculo por lo menos unas 48 a 72 horas antes de volverlo a entrenar.

 

cansado en gimnasio EL SÍNDROME DEL VERANO

 

SÍNTOMA # 2 FALTA DE CONEXIÓN MENTE-MÚSCULO

 

Se ha comprobado científicamente, que la conexión entre mente y músculo existe. Cuanto más se mejore esta comunicación, más fibras musculares puede reclutar el cuerpo. Una cabeza muscular se compone de muchas fibras individuales. Al mejorar dicha conexión, se está aumentando el número de fibras que se recluta al realizar el ejercicio. Esto se traduce a una mejor calidad de contracción muscular y un mejor entrenamiento.

 

conexion mente musculo EL SÍNDROME DEL VERANO

 

Muchas de las personas que están dentro del síndrome no logran esta conexión por lo siguiente:

 

—Entrenan con su ego:

 

En la hipertrofia el peso no es lo más importante. Lo que realmente importa es la contracción muscular y el tiempo que está bajo tensión. El hecho de que puedas levantar 100 kilos no significa que estés más cerca de tu meta, lo más probable es que puedas estar haciendo el ejercicio incorrectamente. Se debe concentrar en la calidad de cada repetición, no en la cantidad de ellas.

 

—Ejercicios de calentamiento:

 

Muchas personas no realizan este tipo de ejercicios antes de empezar su rutina. Además de prevenir lesiones, dichos ejercicios no solamente ayudan a subir la temperatura del cuerpo, sino también preparan el sistema nervioso para los movimientos próximos.

 

—Falta de investigación:

 

Recordemos que el Síndrome del Verano es por poco tiempo. Es fugaz, por ende la falta de preparación que la persona puede tener es realmente escasa.

 

Muchos de los que padecen este síndrome recurren a lo que se denomina “broscience”, una ciencia que se basa básicamente en lo que dice mi amigo. “Si le funciona a él, me debe funcionar a mí también”.

 

Lamentablemente esto no es así. Cada cuerpo es diferente y puede reaccionar de una manera distinta al mismo estímulo. La falta de investigación sobre suplementos, ejercicios y nutrición hace que estas personas caigan en un limbo de datos innecesarios y no funcionales.

 

RANDOLPH NARANJO5 EL SÍNDROME DEL VERANO

 

SÍNTOMA # 3 DIETAS EXTREMISTAS

 

El proceso de subir o bajar de peso es lento y tedioso. Si se hace de manera equivocada, se puede transformar en un laberinto lleno de frustraciones. Las personas que hacen parte del Síndrome del Verano se someten a dietas extremistas, cortando de manera drástica los carbohidratos y/o grasas pretendiendo así tener los mejores resultados.

 

¿Cortar calorías para perder de peso? ¿Tiene sentido, verdad? Esto puede funcionar al comienzo, pero tu metabolismo se va a ir apagando lentamente y eventualmente llegara a un alto. Esto significa que los procesos de digestión y absorción de los nutrientes va ser mucho más lento que antes.

 

Si eso no es suficiente, cuando el consumo de calorías es muy bajo, tu cuerpo comienza a utilizar las proteínas como combustible y así perjudicar al músculo, llevando al cuerpo a un proceso conocido como catabolismo.

 

El secreto es comer varias comidas durante el día para que el metabolismo trabaje continuamente sin llegar a un estancamiento. Encuentra un balance, escucha a tu cuerpo y sé inteligente en la forma de comer.

 

Hay que resaltar que ninguna de estas dietas extremas son saludables ni deben ser utilizadas por un periodo largo de tiempo.

 

dieta innecesaria EL SÍNDROME DEL VERANO

 

SÍNTOMA # 4 EL TIEMPO

 

A pesar de ser el último síntoma, es el más importante. Personas dentro del síndrome no entienden que todo requiere tiempo. Los resultados no vienen de la noche a la mañana. Se necesita por lo menos tres constantes meses para empezar a notar cambios en el cuerpo.

 

El tiempo que pasan dentro del gimnasio es otro factor que juega en su contra. Muchos de ellos entrenan por más de 1 hora y media, intentando acelerar un cambio. Lo que no tienen en cuenta es que para ese entonces sus niveles hormonales de testosterona han disminuido y el ejercicio se vuelve contra producente.

 

Los primeros tres síntomas son consecuencias de la falta de tiempo y el apuro que sienten las personas por hacer lo que no hicieron durante todo el año.

 

La falta de tiempo atrasa en vez de adelantar, trabaja en contra el progreso y produce errores a lo largo del corto camino. Aunque pasa sólo una vez al año, el estado mental de apuro hace que las personas no aprendan de sus errores y se vean en el mismo lugar el año siguiente.

 

Por eso es importante recordar que para obtener buenos resultados es necesario realizar un trabajo físico constante. Deberá llevarse a cabo a lo largo de todo el año, lo cual no implica que tenga que ser acompañada de una dieta estricta todo el tiempo ni que demande demasiado tiempo.

 

Además hay que recordar que el ejercicio no sólo beneficia físicamente al cuerpo, sino también a algo tan importante como lo es la salud.

 

CURL PARADO EL SÍNDROME DEL VERANO

Comentarios: